viernes, 31 de agosto de 2012

Ecos de la Bienal Internacional de la Radio Cubana

El éxito de la Primera Bienal Internacional de Radio celebrada en Cuba ha sido reconocer la burocracia y el facilismo que impera en la programación cotidiana de las emisoras de la isla.

(Artículo de mi autoría publicado originalmente en la web de Radio Nederland).



A diferencia de los trillados Festivales de la Radio, carentes del debate profundo y enriquecedor, la Bienal promovió la crítica a través de la discusión de ponencias, cuyos temas pusieron el dedo en varias “llagas”: desde el divorcio entre el mensaje, el receptor y las nuevas tecnologías hasta la poca identificación del ciudadano, sobre todo de los jóvenes, con el discurso de la radio local en el proceso de comunicación social. Pero también, el escaso espacio para el debate en función de la realidad que se vive en Cuba.
Descargar
Pulse sobre la flecha para escuchar o descargar la entrevista con Pedro Pérez Roque, presidente del betate teórico de la Bienal de Radio

En entrevista concedida a Radio Nederland, Pedro Pérez Roque, uno de promotores del debate teórico de la Bienal en el marco de los 90 años de la radio cubana, reconoció que “los tiempos han ido cambiando y hay que ir cambiando también el discurso radiofónico”. Según él, “hay algunos radialistas que están muy apegados a las viejas formas de hacer, a las maneras con las que han obtenido mucha experiencia y han tenido resultados, pero que hoy son menos favorecidas por el público”.

Pedro Pérez Roque
Lo que interesa a los oyentes jóvenes
Cuenta que el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) hizo una encuesta sobre lo que interesaba o no a los jóvenes escuchar en la radio y dio como resultado que “están interesados en todo tipo de información, desde la moda hasta la política, pero requieren de un discurso renovado, de un discurso más cercano a esas necesidades”, señala el experimentado radialista cubano.

En relación con el uso de las nuevas tecnologías en función de ese mensaje radiofónico, Pérez Roque celebra la explotación que se hace de esos recursos en materia de realización radial, porque “casi todas las emisoras cubanas tienen ya tecnología digital”. Y eso, en su opinión, “impone un modo de producción diferente, un modo producción más ágil”.

El especialista menciona las limitaciones de Cuba para el uso de Internet, que no difieren con las de cualquier país pobre en función de transmitir la radio que produce. “No es solamente Cuba, hay otros lugares donde la limitación económica no les permite tener Internet. Esto _asegura_ hace que el producto radial les llegue vía de antena, y que sea mayor la recepción, pero eso también requiere un renovador producto comunicativo”.

Facilismo en los sitios web

Si en algo el ICRT tiene que cambiar es el diseño y contenido de las páginas web de las emisoras. Todas se parecen, repiten los mismos mensajes estereotipados salidos de una oficina central. “Yo soy de los que pienso que todavía no estamos haciendo un uso de la fuentes propias, estamos usando las fuentes de otros”, reconoce Pedro Pérez Roque. “Entonces estamos reproduciendo lo que dice Granma, lo que dice Juventud Rebelde, lo que dice Tribuna de La Habana, lo que dice un medio impreso, o Prensa Latina... eso es facilismo. No hay otra calificación porque no hay nada que prohíba que hagas tu propia caracterización de la web a partir de tu fuente propia, que es la emisora”.

En opinión de nuestro entrevistado, “toda la información que se da en la emisora, que tiene que ver con el entorno donde está enclavada la radio, que tiene que ver con la necesidad de tu población, que tiene que ver con las necesidades incluso de los profesionales de ese entorno, debe estar también en la página web. Eso _sugiere_ daría un poquito más de imagen de cómo es ése lugar, incluso al mundo. Y eso nos falta”. 

Debate teórico de la Bienal:

En la extensa entrevista concedida a RN, el presidente del jurado teórico de la Bienal Internacional de la Radio habló de algunas de las ponencias.

Nuevos periodistas
La primera titulada ‘¡Comienza la Clase… Estamos en vivo! Diálogos desde la experiencia’, de Zenaida Costales, sobre la imbricación necesaria de la formación de los nuevos periodistas para el medio radial, una mirada desde las universidades. “Ella plantea la necesidad de acercar aún más el estudiantado a los medios, para lograr formar a ese periodista con una manera mucho más cercana a cómo se trabaja en la radio”.

Las emisiones contra Cuba
Y la otra ponencia, según él, la más notable del debate teórico, ‘El discurso radiofónico en la producción y reproducción ideológicas’, de Ana Teresa Abadía, es un acercamiento a cómo trabaja la radio extranjera que emite señales hacia Cuba. Al decir del especialista cubano “no podemos ser ingenuos al evaluar este mensaje ni evaluarlo simplemente, sino que hay que estudiar la intención del discurso radiofónico que pretenden, porque todo está intencionado hacia nuestro país, de una manera en la que muchos de los cubanos no estamos de acuerdo”, recalca Pérez Roque.

Músicos prohibidos

La conversación con Pedro Pérez Roque no pasa por alto el fin de la prohibición de la música de varios cantantes que abandonaron Cuba, tema del cual se ha hablado ampliamente en toda la prensa mundial, incluida Radio Nederland. “En la radio cubana no hay cabida para aquellos _ y cada día son menos_ que se pasan toda la vida hablando de cómo deben destruirnos, cómo deben acabar con este país. Ésos – advierte - no deben tener espacio en nuestros medios”.

La razón de su no inclusión, según él, es porque no hay que hablar de un artista o un filósofo o un científico que sólo esté empeñado en que el país se destroce. “Hay incluso sitios web que contestan a esas personas. Qué pasa, que de un ruido o de una mala decisión, se crea un motivo para hacer una campaña contra el país o contra el medio o contra un elemento en el país”, afirma el estudioso de la radio cubana.

“Pero hay más” _ insiste Pérez Roque al recordarnos su paso por Radio Taíno, emisora que dirigió por más de 15 años_: “Yo tenía un perfil musical, y no es que lo tuviera limitado, y habían músicos cubanos que están aquí conviviendo con nosotros, que hacen magnífica música, pero no tenían nada que ver con mi perfil. O letras que no obedecían al perfil o al lenguaje que estábamos usando en la emisora. Sencillamente yo les decía: esa canción no me interesa difundirla, pero no la estoy prohibiendo. Sencillamente es una decisión que debe tener cada medio: qué difunde y qué no difunde. Por interés de su perfil más que por otra cosa”, expresa finalmente el presidente del betate teórico de la Bienal de la Radio Cubana.

sábado, 18 de agosto de 2012

¿Suena o no Celia Cruz en la radio cubana?

Cómo interpretar la noticia de que después de cinco décadas, el gobierno cubano haya terminado con la lista negra de músicos y cantantes prohibidos. Contrastamos el anuncio con varios realizadores de la isla.

El artículo que aquí reproduzco lo escribí para la pagina web de Radio Nederland: ¿Fin del veto para los músicos prohibidos? Hablan los realizadores cubanos
Descargar
Pulse sobre la flecha para escuche o descargar el reportaje radiofónico

Desde hace varios días, ha recorrido los medios internacionales la noticia de que los cubanos podrán escuchar a través de la radio local canciones de Celia Cruz, Gloria Estefan, Willy Chirino y Bebo Valdés, entre otros intérpretes hasta sumar unos 50. Sin embargo, a ciencia cierta, poco se sabe del asunto.

El anuncio que no llega
Para empezar, en su momento la lista nunca fue publicada oficialmente, como tampoco ahora su supuesta eliminación. Productores de radio en la isla consultados por Radio Nederland alegan no haber recibido una comunicación oficial. Ismael Rensoly, uno de los realizadores más prestigiosos de la radio cubana, confiesa que se enteró a través de las agencias de prensa extranjeras.

Celia Cruz por Radio Majaguabo

El origen de la noticia del cambio de rumbo en la política musical de la radio difusión tuvo lugar en la región oriental de Cuba y trascendió hace dos semanas, cuando la dio a conocer otro realizador y locutor santiaguero, Yoanis Hernández, que actualmente reside y trabaja en la ciudad de Miami.
Hernández cuenta que recibió una llamada de su hermano desde Cuba, y que de pronto escuchó por teléfono la voz de Celia Cruz cantando el tema ‘La guagua’. La Guarachera de Cuba estaba ‘sonando’ en Radio Majaguabo, en el municipio santiaguero de San Luis. No lo podía creer hasta que escuchó al locutor: “Empecé a indagar y supe después que además de Celia se puso a Isaac Delgado, Alejandro Sanz, Donato Poveda y otros músicos que por muchos años estuvieron vetados en la radio por diferentes motivos políticos”.
Pero el caso de Rensoly es algo atípico. Como realizador y conductor del programa La Victrola, que se transmite por Habana Radio, emisora de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, parece gozar de cierta licencia. “Yo he tenido absoluta libertad para poner los intérpretes que caracterizan esa etapa de nuestra música”. Desde hace algún tiempo él utiliza música de cantantes que han engrosado esa “lista” durante décadas.

¿Casos aislados?
No obstante estos testimonios que prueban, en parte, que algunos de estos músicos ya se escuchan a nivel local, hay serias dudas de si se trata de casos aislados. El periodista Michel Damián Suárez, Doctor en Ciencias de la Información, residente en España, y quien se desempeñó además como guionista y director de programas especializados en música cubana cree que “todo va a continuar como hasta ahora”.

Supuestamente, los directores de las emisoras de radio podrán, a partir de ahora, decidir por sí mismos qué canciones de artistas exiliados autorizan incluir en los programas musicales. Michel Damián Suárez considera que “incluso cuando la noticia sea cierta, de que no exista oficialmente el veto _ al menos en teoría_ dejar en manos de los directores de emisoras cualquier decisión al respecto, significa al mismo tiempo otro tipo de veto porque en Cuba las emisoras pertenecen a un sistema, son controladas. Así que aquí también podría pasar de una situación de censura a autocensura”, subraya.

Arte vs. Política
“Estos intérpretes fueron censurados o bien fueron prohibidos porque en determinado momento histórico de Cuba, asumieron posiciones que para la época no convenían o contravenían las normas ideológicas que caracterizaban a nuestro sistema”, explica Rensoly el origen de la supuesta lista negra.

Un veto es una decisión política que, en opinión del músico, poeta y realizador de radio santiaguero Rogelio Ramos Domínguez, se da en muchos lugares del mundo. “A mí me parece que es lícito si tenemos en cuenta que Cuba tiene una situación especial, porque pocos países en el mundo, por ejemplo, tienen esa invasión a su espacio radioeléctrico como nosotros, o tiene una incidencia directa de personas o grupos que incluso se arman y amenazan”.

Por el contrario, la independencia artística de cualquier causa política es defendida por Ismael Rensoly: “Yo soy de la idea de que los artistas han nacido y trabajan para hacer arte; la política la hacen otros. Y en nuestra última etapa histórica… lamentablemente por circunstancias que no vienen al caso - señala Ismael Rensoly - ha habido artistas de una extraordinaria calidad que han pasado por el tamiz de las lecturas políticas o han servido bien para una idea o bien para la otra, y entonces eso ha originado tensiones de todo tipo, y al final quien ha perdido ha sido el arte, porque la gente se ha visto privada de escuchar o de disfrutar de la calidad de un determinado artista, de un determinado intérprete”.

Anuncio tardío
Más allá de ese argumento, hay quienes consideran que el anuncio del levantamiento de este veto a músicos que abandonaron la isla y hablaron en contra de la Revolución, llega tardíamente, divorciado de la realidad social y el “consumo” que desde hace muchos años hacen los cubanos de esa música.
¿Será que la radio cubana ha dado el pistoletazo para una carrera contra el tiempo? Rogelio Ramos considera que “esta es una de las decisiones más inteligentes que se han adoptado en los últimos tiempos en la radio cubana, porque indudablemente ya nosotros como medio no tenemos el poder de distribución de los contenidos comunicativos”. Porque con las nuevas tecnologías, “no solo en Cuba si no en cualquier parte del mundo las personas saben o pueden escoger con libertad plena lo que desean escuchar”.

“Nosotros tenemos circulando dentro del país una enorme cantidad de discos, de shows televisivos (de canales extranjeros) que llegan a los públicos sin decisión de nadie, o sea, con una libertad total del individuo”, admite el realizador santiaguero. “De modo que estar nosotros de espalda a esos contenidos quizás nos aleja de los intereses reales de nuestros oyentes”.
El ejemplo perfecto de esta condición es el cantante Willy Chirino. Entre los músicos que han estado prohibidos hasta ahora, lanzó su carrera musical en Miami después de salir de Cuba siendo un niño, pero sus canciones han llegado hasta la isla y circula entre sus habitantes, a pesar de no ser escuchada en la radio.

Profeta en su tierra

Hace 10 años, en una entrevista para Radio Nederland Willy Chirino hablaba de la difusión de su música en la isla. “Todos los días de mi vida a mí me cuentan anécdotas de la popularidad de mi música en Cuba, que es tal vez lo que más satisfacción me da, saber que de algún modo mi música ha llegado al corazón de mi propio pueblo, que he podido ser eso que se dice que nunca uno es: profeta en su misma tierra”.
En aquella oportunidad, Chirino dijo no saber con seguridad qué hacer para que esa popularidad continuara con el paso de los años: “Yo no tengo los medios porque los medios en Cuba son controlados por el gobierno, y mi nombre y mi imagen es completamente vetada”.
Ya viene llegando
No obstante, el santiaguero Rogelio Ramos admite la popularidad de la que sigue gozando Willy Chirino, al menos en el oriente cubano, pero reconoce que “hay algunas de esas personalidades que es muy difícil de asumir… como el caso específico de Willy Chirino, quien ha tenido una postura verdaderamente fuerte con respecto a Cuba. Cree que a cualquiera se le hace difícil (programarlo), además de que hay contenidos que evidentemente, teniendo en cuenta el modo en que se trabaja la radio en Cuba, no se van a colocar”. Es el caso de un tema como ‘Ya viene llegando’, “que todo el mundo sabe lo que significó en un momento, aun cuando haya sido muy escuchado en Cuba, que eso nadie lo va a negar”.

Ramos Domínguez explica cómo el ejemplo de Willy Chirino pone también en relieve la importancia de otros métodos de difusión no convencionales. “El caso de Willy Chirino nos mostró que ya no tenemos el poder de la difusión. Su disco ‘Oxígeno’ quizás haya sido uno de los fonogramas más escuchados, y nos pasó también en el caso de Los Aldeanos. O sea que se nos van de las manos, y estar de espaldas a eso yo creo realmente que nos hace mucho daño”. Según Ramos, el levantamiento del veto “nos va a ayudar a tener mejor impacto en nuestros oyentes y a colocarnos de mejor manera en el público que tenemos”.

Michelle Damián, por su parte, advierte de las consecuencias negativas que puede acarrear este levantamiento: “No me extraña que con esta nueva decisión que supuestamente se ha adoptado salgan perdiendo algunos músicos que viven en Cuba, que incluso no se consideran disidentes políticos; que están más bien fuera del sistema y hacen su obra fuera de las instituciones cubanas y tampoco están patrocinados por ninguna extranjera”, advierte Suárez. “Y que, sin embargo, no tienen acceso al sistema creado por el gobierno para la difusión de su obra de arte”.

Sabia decisión
Si bien los límites de ese nuevo espíritu de tolerancia aún no han sido puestos a prueba, los realizadores cubanos tienen ante sí el reto de seguir haciendo radio. “Veo con buenos ojos la medida; el rectificar esa visión de la historia creo que es de sabio. Ahora lo que haría falta es que en los lugares donde lo cubano no es bien visto que digamos (se refiere a Miami), se pudiera difundir la obra de Silvio Rodríguez, la Orquesta Aragón, la obra de tantos buenos intérpretes que tenemos acá, para que entonces la paridad sea justa”, reclama finalmente Ismael Rensoly.

martes, 14 de agosto de 2012

Mujeres locutoras en Cuba

Bajo el sello de la Editorial Capiro circula en Cuba el libro "Mujeres locutoras en Cuba", de la periodista y también locutora Josefa Bracero Torres*. La obra reúne testimonios de más de ciento cincuenta mujeres que en Cuba han sido voces líderes del sistema de la  radio y la televisión cubanas.

Hoy día las mujeres locutoras constituyen el 62 % de las que hablan en televisión y más del 50 % del sistema radial cubano.

Josefa Bracero
* Datos de la autora: Josefa Bracero Torres (Camagüey, 1942), ha recibido, entre otros significativos reconocimientos, la Orden Ana Betancourt, la Distinción por la Cultura Nacional, el Premio Nacional de Radio por la obra de la vida y la condición de Artista de Mérito de la radio y la televisión cubanas.

El arte de hacer radio reproduce el artículo publicado en el periódico Juventud Rebelde por la periodista Lourdes M. Benítez Cereijo.

 
Con voz de mujer

¿Sabía usted que la primera locutora de Latinoamérica fue una cubana? Pocos días después de que irrumpieran las primeras transmisiones continuadas, a través de la planta radial artesanal 2-LC de Luis Casas Romero —el 22 de agosto de 1922—, una joven llamada Zoila Casas Rodríguez, hija del destacado músico mambí, tomó en sus manos el micrófono y su voz surcó el éter. Inicialmente ofrecía la hora y presentaba los números musicales. Luego comenzó a leer cuentos infantiles. Con ella se iniciaba el camino del arte del buen decir con voz de mujer.
Este y otros momentos significativos, así como nombres, experiencias e historias han sido atesorados en más de 270 páginas por la escritora e investigadora Josefa Bracero, en su libro Mujeres locutoras en Cuba.

El volumen lleva el sello de la Editorial Capiro, de Villa Clara, y constituye un testimonio bibliográfico que aborda parte del decursar de los medios cubanos. En el título se centra especialmente la atención en el quehacer de las mujeres en la locución y se erige como necesario material de consulta para todos aquellos interesados en seguir las huellas dejadas por estas profesionales.

Voces amigas
Una foto de Consuelito Vidal en la portada
del libro de Josefa Brasero
Con el tema —poco tratado desde la literatura— se ofrece una perspectiva de equidad de género al tiempo que se rescata a esenciales figuras del universo radiofónico, para ubicarlas en un sitial de reconocimiento por sus aportes en un medio que, en los momentos fundacionales, estuvo dominado por patrones masculinos.

Según señala el escritor y periodista José Manuel Villabella Marrero en las palabras del prólogo, la autora reúne y salva los nombres de las locutoras «que a través de los años, fueron quebrando mitos y valladares discriminatorios, demostrando su talento y desarrollándose plenamente después del triunfo de la Revolución, tanto en la radio como en la televisión».

Así, el libro presenta las principales características y notas biográficas de 152 mujeres —quienes en su mayoría fueron admitidas en los comienzos de la radio solamente como anunciantes de todo tipo de artículo o prenda femenina—, complementándose con una iconografía contentiva de 103 imágenes de las profesionales del micrófono de ayer y de hoy.

De acuerdo con las palabras de la autora, el libro está dedicado a «las voces amigas, que día a día, inundan el espacio para imprimir belleza, educar, cultivar los más nobles sentimientos y crear imágenes a través de la palabra exquisitamente pronunciada, preservando los valores más genuinos de nuestro idioma».

Asimismo ha señalado que «es una obra sensible realizada con amor, pues constituye una deuda con mis amigas locutoras ante el peligro del olvido».


Josefa Bracero, licenciada en Periodismo, locutora de primer nivel y escritora, posee la Distinción por la Cultura Nacional, es premio nacional de la Radio y Artista de mérito de la Radio y la Televisión. A su autoría pertenecen otros textos como la trilogía Rostros que se escuchan, Otros rostros que se escuchan y Estos rostros que se escuchan, publicados bajo el sello de la editorial Letras Cubanas; así como Silencio... se habla (Editorial Pablo de la Torriente Brau).

Homenaje
Aquí estoy junto a Consuelito Vidal y su hijo Amaury.
Al recorrido vital que propone la lectura de este libro —que vio la luz en 2011—, por la profesión de la palabra oral en Cuba, le siguen capítulos como Proyectos femeninos y Primeras locutores en las provincias actuales del país... sus antecedentes, de donde emergen notables figuras de diferentes generaciones —ya sea de Radio o Televisión— como Violeta Casal, Bellita Borges, Dinorah del Real, Marta Velasco, Consuelito Vidal, Argelia Pera, Eva Rodríguez, Gladys Goizueta, Marialina Grau, Miosotis Parapar, Arleen Rodríguez y Julita Osendi, entre muchas otras.

Apunta Villabella Marrero que Mujeres... es «una muestra de las dotes de investigadora acuciosa de su autora y al mismo tiempo de su amor por la radio, medio que conquistó con esfuerzo, tesón y sobre todo, amor».

Los locutores cubanos han sido siempre paradigma de esa especialidad mediática en Latinoamérica por la excelencia de la expresión oral, la limpieza en el habla, el respeto al español que hablamos y el reconocimiento de los valores de nuestra identidad. Si a eso sumamos la ternura, la gracia, la elegancia y la maestría que las voces femeninas han aportado a los medios, se obtiene como resultado un desempeño siempre digno de elogiar.

En agosto venidero se cumplirán nueves décadas de labor incansable en la Radio cubana. Inmensa es la experiencia que acumula el medio y por tal razón, textos como este devienen justo homenaje a quienes han prestigiado con su esfuerzo la historia no solo de la Radio, sino también de la Televisión. Mujeres locutoras en Cuba invita al lector a transitar por pasajes e imágenes imprescindibles, a través de la necesaria remembranza de esas voces de mujeres, muchas de las cuales continúan conquistando al público.

domingo, 12 de agosto de 2012

Podcasting, ¿la radio de hoy día?

En diciembre de 2005, Verónica Rímuli, del staff de adlatina.com hablaba de un avance técnológico que iba a revitalizar un medio que permanecía aletargado. En su artículo de hace siete años, Podcasting*, ¿nuevo formato o la radio del futuro?, Rímuli prevía que para 2010 la audiencia del podcast -que permite “bajar” de internet archivos de audio- llegaría a 45 millones de personas.

Pero, ¿fue así cómo se esperaba? ¿Qué experiencia tienen los realizadores hispanohablantes? ¿Impactó positivamente en la radio, al incrementar su sintonización?  ¿Siguen siendo los podcasters tan numerosos en Estados Unidos, España, Argentina y México, impulsados por las propias cadenas radiales?

Poco se ha escrito sobre el tema, por lo que invito a los realizadores de radio a debatir el asunto. Deje su comentario al final de este post. Como referencia para el debate, lea aquí lo publicado por adlatina.com.

* Podcasting consiste en la distribución de archivos multimedia (normalmente audio o vídeo, que puede incluir texto como subtítulos y notas) mediante un sistema de redifusión (RSS) que permita suscribirse y usar un programa que lo descarga para que el usuario lo escuche en el momento que quiera. No es necesario estar suscrito para descargarlos.

El término podcast surge como contracción de iPod y broadcast (transmisión).

El origen del podcasting se sitúa alrededor del 13 de agosto de 2004, cuando Adam Curry usó una especificación del formato RSS, de Dave Winer, para incluir archivos adjuntos. A través de la etiqueta añadió archivos de audio a un archivo RSS y decidió crear un programa para poder gestionar esos archivos, al que llamó iPodder, en relación con el reproductor portátil de música que poseía, un iPod.

El término podcasting se utilizó por primera vez el 12 de febrero de 2004 en el periódico The Guardian, pero no hace referencia a la sincronización automática. Ben Hammersley, en un artículo titulado 'Audible Revolution', publicado en la edición digital de 'The Guardian' en febrero de 2004, habló en su reportaje de una "revolución del audio amateur".

Inicialmente se refería a las emisiones de audio, pero posteriormente se ha usado de forma común para referirse a emisiones multimedia, de vídeo y/o audio. Muchos audiolibros se descargan en forma de podcast.


Serie radiodocumental sobre la Virgen de la Caridad del Cobre

En esta serie que produje para Radio Nederland, me asomo a la Cuba religiosa que encontró el Papa Benedicto XVI cuando visitó la isla del 26 al 28 de marzo de 2012.

Las entrevistas en audio y video confirman que, catorce años después de la primera visita de un Santo Padre a la isla, la Iglesia Católica ha conquistado el corazón de muchos cubanos con las recientes demostraciones de fervor y amor a la Virgen de la Caridad del Cobre durante la peregrinación nacional por los 400 años de su aparición en la bahía de Nipe.



Ariguanabo: La radio donde me inicié


Ariguanabo, la emisora donde inicié mi cabalgata en el arte de hacer radio, en San Antonio de los Baños, La Habana, Cuba, cumplió este 8 de octubre 41 años.

El colectivo actual es digno heredero de quienes el 8 de octubre de 1971 iniciaron el camino del
éter sonoro de Radio Ariguanabo, cuya identificación en los 920 kilociclos de la Amplitud Modulada era la melodía 'Niña Carita de Ángel de Juan Almeida, interpretada como instrumental por la Orquesta del ICRT. Leer más...