miércoles, 2 de marzo de 2011

Haciendo radio con la experiencia de ayer y el atractivo de hoy

Sin lugar a dudas, los realizadores cubanos crearon una escuela de documentalistas radiales. Surgió durante un período en que la programación radial en Cuba era grabada, hasta el punto de incluir en esta modalidad a las revistas informativas y noticieros. Se avanzó entonces en el empleo de otros géneros como el ducodrama, el reportaje y la dramatización en programas informativos.
Por una parte esta modalidad de grabarlo todo fue sedimentando en los programas lentitud, falta de frescura y monotonía; sin embargo, el nivel artístico fue recreado en otros tipos de programas.

La siguiente es una reflexión de Pedro Pérez Roque, miembro de la Cátedra de Radio del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

Baja audiencia
La concentración, en un momento determinado, de todos los informativos desde boletines hasta los noticieros en una misma Redacción, daban poca posibilidad al dinamismo, y en sentido general las emisoras cubanas fueron perdiendo su audiencia y el porcentaje de escucha se redujo a índices muy bajos.

Este hecho tuvo sus antecedentes en la programación general, cuando las emisoras nacionales se convirtieron en centros de transmisiones de lo producido por una dirección general de programación.

La necesidad de dinamizar la comunicación radial hace que cada emisora retome la producción propia, pero el mal estaba hecho y algunas estaciones no recuperan su estandarte aun cuando sus programas tenían buena realización y los contenidos respondían a un entramado cultural significativo.

Empobrecimiento de la veracidad
Las experiencias de productos radiofónicos como aventuras, programas infantiles, novelas y programas musicales que lograron impactar en la vida de los oyentes de forma sensible y constituyeron un permanente atractivo de los símbolos artísticos, ya no fueron rescatadas porque la dinámica social correspondía a otros tiempos.

En un primer momento, apelando a ser más directo, sencillo y claro se limita la utilización de palabras de poco uso para lograr mayor precisión, pero ello condujo a un empobrecimiento de la veracidad o accesibilidad.

En este tiempo también fueron incluidos temas que pretendían elevar el nivel cultural, pero el resultado alcanzado fue la desconexión con el programa o la emisora por parte de los públicos metas, debido a un inadecuado empleo de los códigos radiales en programas especializados y la introducción en la radio de lenguajes pertenecientes a otros medios como el aula, por solo citar un ejemplo.

Lenguaje comunicativo
No es aligerar o simplificar los contenidos para hacerlos accesibles, para que se entiendan, es realizar lo que corresponda en cada momento. No pretender embellecer un producto para impactar en el oyente sino lograr un determinado recuerdo.

Entonces se reclama una producción radiofónica que descansará en la “disposición para” y la “capacidad de” que atenuara la fatiga del oyente, provocado por un discurso desmovilizador, donde se aprovechara plena y expresivamente todos los elementos del lenguaje comunicativo. Recuperar la magia de la seducción y colocar en la atención de los oyentes el máximo aprovechamiento de la potencialidad expresiva, a través de la adecuación en la programación teniendo presente las características del medio.

La radio es sometida a una enorme competencia de las imágenes sonoras y también de funciones que le eran únicas o casi únicas como la transmisión de noticias y música. Hoy ese panorama ha cambiado y el espectro donde se puede obtener estos contenidos es variado y de calidad.

Reclamo urgente
El empleo de toda la sabiduría, el talento y las técnicas de la comunicación a favor de lograr un producto radiofónico único es un reclamo inminente. Los tiempos han cambiado, los públicos tienen, por sus posibilidades reales, necesidades distintas y variadas que el medio debe intentar resolver.

Una producción expresiva respetará el principio de visibilidad y hará los mayores esfuerzos por “mostrar” sujetos y objetos a la imaginación del oyente. Pero mientras se afana por alegrar la vida con pasajes y relatos de optimismo, también debe procurar satisfacer el cómo mejorar la vida con elementos agradables.

El soporte sonoro necesita asumir el desafío de trasladar al oyente las sensaciones climáticas, sensuales, universales y gentiles haciendo sentir e imaginar todo lo que se le relata.

En esta actividad descriptiva el oyente alcanza reconocer la realidad imaginada por él de lo que escucha y hacer su propia versión de lo narrado por la radio. Hacerlo reaccionar ante el peligro y lo festivo sin dar lugar a lo dubitativo.

Sentido de pertenencia
Para lograr mayor acción en este sentido la radio debe lograr que el oyente sea parte protagónico de su programación, sentirse responsable de los contenidos y alentado a la participación con un sentido de pertenencia al medio.

El ambiente creativo se puede crecer ante limitaciones materiales, hurgar en la experiencia y emplearla recreando la realidad actual. No es posible mantener sujeto a una señal a los públicos con aspectos y temas desvinculados de su situación emotiva, espiritual y material.

La radio no tiene otra alternativa que desarrollar su característica de compañía, solidaria individual en tanto se comunica con muchos.

Brecha equivocada
Todo es posible si no seguimos por la brecha de la simplificación en los programas, que si bien resultan novedosos en un momento determinado, envejecen con mucha rapidez porque se vuelven repetitivos, esperados y donde el pensamiento colectivo es poco empleado o se hace sin estrategias planificadas.

Pero una cuestión básica debe acompañar a todo el quehacer de la Radio Cubana en estos tiempos, enaltecer, con sus defectos y virtudes, el esfuerzo que la sociedad realiza en aras de perfeccionar. Tener presente el protagonismo que las personas representan y su aportación a la colectividad o de perjuicio, provocado por su proceder.

Con el arte podemos configurar, a través de obras especificas, la transmisión de expresiones emocionales y la radio en esa concepción artística posee un campo sumamente fértil. No autolimitar la creación, buscar la clave para comprender la función del arte radiofónico y propongámoslo aun más fuerte al servicio del oyente.

4 comentarios :

  1. El docudrama nunca fue popular yo creo que más bien fueron empleados aisladamente. Y me acuerdo de tu interés personal. Me parece estar viendote por RR en esos trajines.

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS A LA MAGIA DEL INTERNET ME TROPIEZO CON ESTE COMENTARIO HECHO DESDE UN LUGAR TAN LEJANO, COMO ES HOLANDA; Y HE REVIVIDO TANTAS HORAS DE ANGUSTIAS Y REALIZACIONES PROFESIONALES DEDICADAS A LOS DOCUMENTALES, Y NO HE PODIDO AGUANTAR L...AS GANAS DE ESCRIBIRTE.

    YO CREO JUAN CARLOS, QUE EL DOCUMENTAL SURGIÓ POR VARIAS RAZONES:
    LOS ESPACIOS INFORMATIVOS DABAN POCO TIEMPO PARA LOS REPORTAJES (ENTRE 3 Y 5 MINUTOS) Y CUANDO IBAS HACER UNA INVESTIGACIÓN TE SOBRABA INFORMACIÓN. HAY QUE TENER EN CUENTA QUE EL REPORTAJE ES LA BASE, ES LA MADRE Y EL PADRE, ES LA INSPIRACIÓN DEL DOCUMENTAL. NO TENGO EL DATO A LA MANO, PERO LOS PRIMEROS DOCUMENTALES RADIALES SE HICIERON EN ESTADOS UNIDOS.

    EN CUBA ADQUIRIÓ PROMINENCIA, POR MUCHAS RAZONES A MI MODO DE VER…

    LOS COSTOS DE PRODUCCIÓN NO LIMITABAN A LOS REALIZADORES.

    LA RADIO CUBANA, SIEMPRE FUE MUY ELABORADA CON COMPLEJOS MONTAJES Y CREATIVIDAD DESBORDADA. (DICHO SEA DE PASO, HASTA LA DÉCADA DEL 90 FUE LA MEJOR RADIO DE AMÉRICA LATINA, OPINIÓN MUY PERSONAL CON CONOCIMIENTO DE CAUSA. AHORA, NO SE, NO TENGO ELEMENTOS).

    ES UN GENERO QUE PERMITE CONTROL POLÍTICO, AL MENOS EN CUBA. COMO TODOS SABEMOS, LOS ESPACIOS INFORMATIVOS ERAN MUY CONTROLADOS.

    EL OYENTE CUBANO TENIA UN ENTRENAMIENTO AUDITIVO PARA RESISTIR 30 MINUTOS, Y HASTA UNA HORA ESCUCHANDO UN DOCUMENTAL. ¿Y POR QUE NO?, TENIA UNA BUENA FORMACIÓN CULTURAL.

    EN AQUELLOS TIEMPOS NO HABÍAN COMERCIALES. NO ERA NECESARIO PARAR PARA DARLE ENTRADA A LOS COMERCIALES.

    LA SOBREVIVENCIA DE LAS EMISORAS (GRACIAS A LOS COMERCIALES) HA SIDO UNOS DE LOS PROBLEMAS QUE HAN LIMITADO EN AMÉRICA LATINA AL DOCUMENTAN TAL.

    EN FIN, ES UN TEMA FASCÍNATE, PERO… NO ES EL MEDIO PARA DEBATIR ACERCA DEL DOCUMENTAL.
    SE QUE EN RADIO NEDERLAND SE HACEN MUY BUENOS DOCUMENTALES.

    GRACIAS POR TRAER EL TEMA A FACEBOOK.
    SALUDOS.

    ResponderEliminar
  3. Me da mucho placer este intercambio con dos personas que aprecio mucho. A Juan Carlos, porque siempre lo seguí y que lo creo paradigma de muchas cosas en la radio informativa y a Gladys, mi profesora la del aula y la de la práctica... Es un tema muy rico para debatir... Ojalà podamos encontrarnos pronto en algùn lugar a debatir de estos temas, todos... Con la riqueza que hemos adquirido de haber vivido diferentes formas de hacer las cosas, estoy cierto de que sería un encuentro muy pero muy productivo.

    ResponderEliminar
  4. A mi me parece muy oportuno que realizadores como ustedes hablen de estos temas. Creo que con otros matices, a tenor con los tiempos que se viven, pero debemos volver a aquel gran ambiente de creatividad que existía en nuestra radio. Creo que la inmediatez no puede, de ninguna manera, borrar esos trabajos de contenido y de buena realización.

    A propósito, no se si Gladys Pérez se acordará de mi, pero siempre la admiré por su gran capacidad de trabajo y por su destreza en la realización de los documentales. No se donde vive ahora ni a que se dedica, pero creo que ella dejó una huella en ese sentido, al igual que Juan Carlos.

    ResponderEliminar

Opine sobre este tema:

Visite la página transmedia de América Entretejida

Voces

Voces es un programa semanal que produje durante 12 años en Radio Nederland, la emisora mundial de Holanda. Este y todos los demás espacios de RN, excepto La Matinal, se dejaron de emitir el 29 de junio del 2012 como parte de la reorganización de la emisora, que ahora apuesta por menos radio y más redes sociales.
En Voces presté atención a los temas relacionados con la multicultura y la convivencia.
Pulse aquí para escuchar la emisión de despedida. Y siga este otro enlace para escuchar las restantes emisiones.