sábado, 6 de febrero de 2010

Haciendo radio en Haití

Michèle es una de las cientos de miles de personas que tiene por techo una frágil lona cuando se cumplen hoy 25 días del devastador terremoto.Mientras su hija pequeña lava la ropa en un recipiente plástico a la entrada de la tienda de campaña, ella cocina adentro, en una hornillita de carbón. Quiere dar comida caliente a sus hijos.

Contiguo a la improvisada casita de tela, Joseph intenta fijar mejor en el suelo una de las estacas que mantiene en pie su albergue temporal. El viento amenaza con tirar abajo la casita que ha levantado en uno de los campos de refugiados de Puerto Príncipe, instalado en un escampado frente al Hospital de la Paz. La cara de este hombre lo dice todo. Se siente impotente, abandonado.

Lo que sigue es el artículo que publiqué hoy en la página web de Radio Nederland 'Antes de que sea tarde pora Haití'

Mala gestión de la ONU
Es inexplicable que la misión de la ONU no haya priorizado el apoyo internacional para la instalación de las 200 mil tiendas de campaña más duraderas, que serían necesarias para alojar a los dos millones de haitianos que como Michèle y Joseph duermen casi a la intemperie. Las instaladas hasta ahora son, en su mayoría, endebles y no resistirán las lluvias de la próxima temporada y mucho menos los huracanes.

La inseguridad, los problemas para distribuir la ayuda y fragilidad de los campamentos improvisados son algunos de los problemas constados por Radio Nederland en Puerto Príncipe. A veinticinco días del terremoto es lamentable que Naciones Unidas no haya buscado una solución más atinada para los sin techo.

A esto, y a las dificultades en el reparto de ayuda a la población, se suma la falta de coordinación de los organismos internacionales en materia de asistencia humanitaria. Esta semana, el guatemalteco Edmond Mulet, jefe de la misión de la ONU en Haití (MINUSTAH), criticó a la comunidad internacional y llamó a cambiar su forma de trabajar en este país caribeño. Pero, por qué esperar tantos días para corregir lo que nació torcido.

Falta de esfuerzo común
¿Cómo es posible que con la experiencia acumulada por la ONU en desastres de esta naturaleza, no tenga suficiente control sobre la situación haitiana? A juzgar por lo constatado por InformaRN en Puerto Príncipe, el mecanismo de coordinación de la ayuda se le escapa de las manos a Naciones Unidas. Muchas organizaciones no gubernamentales actúan por su cuenta y no quieren vincularse al esfuerzo común que reclama la ONU. Entre otras razones porque lo consideran ineficiente.

Quizás porque el organismo internacional no ha estado a la altura de los acontecimientos, algunas agencias de cooperación, embajadas y grupos religiosos canalizan directamente la ayuda bilateral en medio del caos.

En la capital alcanzamos a recoger varias impresiones de los refugiados quienes mostraron su disgusto y frustración por la manera en que se distribuye la ayuda. Y aquí hemos sido testigos también de uno de los esfuerzos para hacer llegar los alimentos a la población. El domingo pasado coincidimos con la puesta en marcha de un programa para repartir 10.000 toneladas de arroz, con el que se pretende llegar a las familias con situación más crítica. Pero esto insuficiente.

Lento despertar de los haitianos
Cuando va a cumplirse casi un mes de la catástrofe, los haitianos están aún en shock, y viven un letargo que les impide despertar la conciencia y asumir sus responsabilidades. Por suerte, parece que la colaboración ciudadana comienza a activarse. Gracias al mismo pueblo, los cascos azules han detenido a más de un centenar de reclusos fugados de las cárceles. Sencillamente no aceptan el regreso de estos maleantes.

La realidad actual es espantosa y mantiene aún a miles de heridos y refugiados y más de un millón de personas sin abrigo; lo que explica que haya poco ánimo para enfrentar los problemas. Pero son precisamente estos mecanismos espontáneos de solidaridad los que podrían desempeñar un importante rol en el proceso de reconstrucción del país.

Reconstrucción del tejido social
A la par de ese lento despertar, organizaciones y plataformas haitianas comienzan a manifestar y sugerir las estrategias que deben ser utilizadas para la reconstrucción de Haití. Y es en este aspecto que los trabajos en el país deben apuntar hacia una reconstrucción colectiva, democrática, con participación popular. Como nos decía esta semana la activista dominicana Rita Ceballos, “el desafío está en que el tejido social que tenemos que ayudar a reconstruir en Haití lo tienen que reconstruir los haitianos con la colaboración nuestra, pero siendo ellos los protagonistas, porque es su país”.

Muchos son los retos que los haitianos tienen por delante, entre los cuales los problemas de seguridad que implica el reacomodo de la población, como es el caso del éxodo de más de medio millón de personas que han dejado la capital para dirigirse a pueblos cercanos. A esos lugares tendrán que dedicar especial atención los organismos encargados de la ayuda.

Respetar la dignidad
Hasta el momento, las ayudas han sido necesarias e indispensables, pero no siempre ese auxilio ha respetado la dignidad y la soberanía del pueblo haitiano. De ahí que estas organizaciones locales sean partidarias de una ayuda humanitaria respetuosa de su cultura y de su ambiente, pero sobre todo que no destruya las construcciones de economía solidaria elaboradas desde hace varios años por las organizaciones de base.

No cabe duda de que las dimensiones de lo aquí sucedido, necesariamente conllevan para la comunidad internacional un compromiso más serio, permanente y a largo plazo. La ayuda no acaba en esta etapa posterior al terremoto. Hay todo un pueblo esperando que lo prometido desde afuera se convierta en realidad antes de que sea tarde.

1 comentarios :

  1. Hola Amigo, no soy de escribirte seguido pero sigo siempre tu blog. Es muy bueno lo que has posteado de Haití. Creeme que hasta en mi pueblo de apenas 5.000 habitantes estan juntando dinero para enviarlo a centroamérica a travéz de la Iglesia Católica. El Gobernador de mi provincia esta incentivando a la gente a depositar en una cuenta abierta para tal fin, es que lo ocurrido en Haiti y que es lamentable a despertado a nivel mundial el sentido de la solidaridad. Gracias Juanca. Saludos de Argentina para vos.-

    ResponderEliminar

Opine sobre este tema:

Visite la página transmedia de América Entretejida

Voces

Voces es un programa semanal que produje durante 12 años en Radio Nederland, la emisora mundial de Holanda. Este y todos los demás espacios de RN, excepto La Matinal, se dejaron de emitir el 29 de junio del 2012 como parte de la reorganización de la emisora, que ahora apuesta por menos radio y más redes sociales.
En Voces presté atención a los temas relacionados con la multicultura y la convivencia.
Pulse aquí para escuchar la emisión de despedida. Y siga este otro enlace para escuchar las restantes emisiones.