martes, 6 de enero de 2009

Sin talento la radio vegeta

En la nota de Opinión, publicada el viernes 19/12 por Urgente 24, con el título “Aburrida radio 2009: Sin sorpresas por falta de talento”, se decía que hace mucho que el medio carece de sorpresas y sigue sin introducir cambios que permitan avizorar que algo vaya a cambiar. En esta nota, continuidad de la anterior, abordaremos más de cerca el preocupante tema de la falta de talento.

Por Jorge Héctor Santos (Especial para Urgente24).

CIUDAD DE BUENOS AIRES.- La radio disfruta hoy de una vida tranquila, vegeta tanto en AM como en FM. Más de lo mismo y con las mismas formas de trabajo que distan mucho de las que deberían ser.

La radio argentina carece de talento, entendiendo por este a la capacidad de una persona o grupo de personas comprometidas para obtener resultados superiores en un programa y, en todos programas de la emisora para obtener, por lo tanto, un producto global talentoso.

Pilar Jericó (*) señala que el talento precisa del compromiso, entendiendo por este un baile en pareja y a que depende de cómo actúe la organización radio. Se necesita la motivación del profesional, la motivación económica y la del disfrute del trabajo. .

Talento es sinónimo de aptitud, capacidad, habilidades e idoneidad. Las concreciones más operativas del 'talento' son: las aptitudes mentales, los hábitos o estilos de trabajo (perseverancia, tenacidad, constancia, precisión, rapidez u operatividad para decidir, creatividad), ciertas habilidades o actitudes para las relaciones sociales (convivencia laboral, colaboración con los compañeros de equipo, comunicación, liderazgo), actitudes de compromiso y sintonización con la cultura y valores de la organización y, ética laboral.

Tener talento, entonces, significa aportar ideas, aportar especiales conocimientos, soluciones innovadoras, soluciones técnicas. Pero también ser capaz de gestionar personas y equipos, ser capaz de lograr compromisos de sus colaboradores, ser capaz de pensar táctica o estratégicamente.

Una organización radio requiere la sinergia de diferentes talentos para lograr resultados y competir.

El miedo es la otra cara de la moneda del talento. ¿Y a qué se le tiene miedo? Al rechazo de las nuevas ideas, a la pérdida de poder con el crecimiento de del talento organizacional, a los cambios y al fracaso de los nuevos intentos de ingenio.

Las consecuencias lógicas del miedo, son la restricción del talento individual, la innovación y la creatividad, a la pérdida de la calidad de vida. Las víctimas del miedo son los resultados de las empresas radio y de los profesionales de la misma.

La radio deben impulsar un proyecto de empresa conjunto y debe contar con líderes en los puestos claves que tengan valentía.

Lo que sucede hoy
Se mencionaba en la nota de opinión del 19/12, que nadie apuesta a algo mejor en radio.

El medio ha dejado de crecer y, de seguir así cada vez los jóvenes emigrarán más a Internet, al iPod y, a las nuevas tecnologías que sigan apareciendo.

La FM no tiene aspiraciones de lucir renovada y, la AM se vuelve cada día más vieja.

La radio de nuestro país cuenta con la misma chatura que tiene el país en todos los órdenes. Nadie apuesta a nada nuevo, porque la mayoría de la gente que hace radio carece de talento y, navega en una mediocridad asfixiante.

Los productores de radio AM son simples buscadores de notas utilizando el diario del día o las noticias que van apareciendo por Internet. No se les cae una idea diferente para sumar valor agregado a la noticia en sí misma.

Los comunicadores, en su gran mayoría periodistas, no son del palo de la radio y, se ponen frente al micrófono con la comodidad de que los rudimentarios productores le pongan en el aire al mismo entrevistado que circula por la mayoría de las radios a la misma hora. Se conforman con el simple éxito de sacarlo primero. Finalmente, el entrevistado va a decir lo mismo que le dice a todos, en todas radios por la que hable.

En el mundo de la FM sucede otro tanto con los programas periodísticos de la mañana, con la única diferencia que se recurre a un idioma más grosero y, a chistes y comentarios no aptos para la hora en que salen al aire.

Cuando estos programas finalizan, algunas FM siguen con la música y otras con la palabra.

Las que recurren a la palabra están llenas de contenidos degradantes, donde las charlas y las entrevistas en muchos casos parecen formar parte de Bailando por un sueño, Intrusos en el espectáculo y Los profesionales de siempre.

Los presentadores de música hablan de cualquier cosa menos de lo que vas a escuchar o escuchaste. Es más importante sacar al aire a un oyente que cuenta que ama la radio que escucha, aunque no sepa ni como se llama.

Ningún supuesto director, programador o productor de radio les enseña a sus presentadores nada. Qué le pueden enseñar si tampoco saben.

Así va la radio en nuestro país. No hay maestros, por ende no hay alumnos en desarrollo en el micrófono. Todos se parecen a todos.

Los empresarios radiales de las radios legales no forman talento propio. Tampoco lo buscan y lo preparan. Si ellos no lo hacen qué le podemos pedir a quien tiene una licencia precaria o trucha.

La crisis de la radio es mucho más importante de lo que un oyente puede descubrir

Un mero ejemplo de lo que debería hacerse y no se hace:

El estudio de radio no es una oficina y los que van a ocuparlo no pueden llegar minutos antes de salir al aire. S esto no se hace en televisión porqué se acepta que se haga en la radio. Es un lugar donde la magia del medio se tiene que hacer notar y llegar al oyente capturando su atención.

Para que esa magia se desarrolle un equipo de productores creativos debe aportarle a cualquier tema valor agregado. El valor agregado no es pensar quién saco al aire para que hable sobre el tema en cuestión.

Todos lo temas que se vayan a tratar o la música que se vaya a difundir un trabajo de preproducción. La preproducción no se puede hacer una hora antes de la salida al aire, requiere tiempo. No es ajeno a este trabajo de anticipación el operador, el conductor, el musicalizador y los participantes del programa, una vez que la producción esté definida para que se explicada y entendida por todos.

Los columnistas y el conductor del espacio deben saber con anticipación los temas a tratar para que vengan informados y, conociendo al detalle los temas a tratar y el enfoque que se les va a dar. Lo mismo el musicalizador y, el operador que debe jugar un papel central en la puesta en aire, como el director de cámaras en televisión.

Luego vendrá la entrada al estudio y, la tarea de producción en aire, que es esencial para que todo se lleve a cabo según lo planificado.

La música debe acompañar los temas que se traten. La música no es un tema musical puesto para darle descanso al oyente o a los que hacen el programa. La tanda publicitaria no es un bloque de cemento que divide el programa sino que tiene que estar integrada a la vida del mismo para que los anunciantes se luzcan. Los integrantes del programa deben escuchar la tanda, vivirla. No es el recreo.

El conductor del espacio no es el que hace lo que quiere en radio y, en televisión lo que le dice la producción.

Las empresas radiales deben invertir en productores capaces y talentosos, no en una agenda bajo la axila para llamar a los entrevistados. Eso son telefonistas, no productores.

La producción en radio para que crezca debe tener un presupuesto razonable. Hay que tratar de pasar parte del dinero que se invierte en el elenco del espacio a los productores. Mientras esto no cambie no cambiará la radio.

Finalizado el programa los integrantes del mismo y la producción deben analizar lo que salió al aire en función de lo preproducido y analizar lo positivo y lo negativo. Sacar conclusiones para mejorar.

La radio o la producción del programa deben tener aceitada la forma de saber que hizo o está haciendo la competencia más directa. Se está compitiendo como en televisión, aunque no haya medición diaria o minuto a minuto.

(*) Pilar Jericó es socia de Walter y Newman, consultora en desarrollo del talento y del liderazgo es Doctora en Organización de Empresas y Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales. Ha realizado estudios de especialización en estrategia en Harvard University, en Comportamiento Organizativo en UCLA (Estados Unidos) y Università di Firenze (Italia). Es pionera en España en la investigación del impacto del talento y del miedo en las organizaciones.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Opine sobre este tema:

Visite la página transmedia de América Entretejida

Voces

Voces es un programa semanal que produje durante 12 años en Radio Nederland, la emisora mundial de Holanda. Este y todos los demás espacios de RN, excepto La Matinal, se dejaron de emitir el 29 de junio del 2012 como parte de la reorganización de la emisora, que ahora apuesta por menos radio y más redes sociales.
En Voces presté atención a los temas relacionados con la multicultura y la convivencia.
Pulse aquí para escuchar la emisión de despedida. Y siga este otro enlace para escuchar las restantes emisiones.