lunes, 5 de enero de 2009

¿Es tan mediocre la radio argentina como la pintan?

"La radio argentina se ha quedado paralizada en el tiempo. Todo es igual. Nada cambia. La falta de sorpresas en las emisiones diarias descubren la falta de talento de productores, comunicadores y empresarios. Nadie apuesta a algo mejor", publica Urgente24, un diario online con noticias de Argentina y el mundo que se edita desde Buenos Aires.

Tengo la impresión que se trata de un tema propio para el debate. Desde este blog especializado en el arte de hacer radio invito, en primer término, a los comunicadores argentinos a leer lo que sigue y a exponer sus puntos de vista sobre el asunto. Y claro que se pueden sumar con sus opiniones los profesionales de la radio de otros países hispanoamericanos que conozcan de cerca la labor radial en Argentina.

Falta de talento
Según Jorge Héctor Santos, autor del artículo, "todo está dado para que 2009 sea igual a 2008 en el mundo de la radio. Hace mucho que el medio carece de sorpresas y sigue sin introducir cambios que permitan avizorar que algo vaya a cambiar. La falta de talento es el mayor problema".

"El medio ha dejado de crecer y, de seguir así cada vez los jóvenes emigrarán más a Internet, al iPod y, a las nuevas tecnologías que sigan apareciendo", señala el artículo reproducido también en el diario BWN Patagonia.

"La FM no tiene aspiraciones de lucir renovada y, la AM se vuelve cada día más vieja", afirma la crítica, y añade que la radio argentina "cuenta con la misma chatura que tiene el país en todos los órdenes. Nadie apuesta a nada nuevo, porque la mayoría de la gente que hace radio carece de talento y, navega en una mediocridad asfixiante".

Noticias sin valor agregado
Santos califica a los productores de radio AM de "simples buscadores de notas utilizando el diario del día o las noticias que van apareciendo por Internet. No se les cae una idea diferente para sumar valor agregado a la noticia en sí misma".

Lo que sigue es una reproducción textual del resto del artículo periodístico aparecido bajo el título: Aburrida radio 2009: Sin sorpresas, por falta de talento.

Los comunicadores, en su gran mayoría periodistas, no son del palo de la radio y, se ponen frente al micrófono con la comodidad de que los rudimentarios productores le pongan en el aire al mismo entrevistado que circula por la mayoría de las radios a la misma hora. Se conforman con el simple éxito de sacarlo primero. Finalmente, el entrevistado va a decir lo mismo que le dice a todos, en todas radios por la que hable.

Contenidos no aptos
En el mundo de la FM sucede otro tanto con los programas periodísticos de la mañana, con la única diferencia que se recurre a un idioma más grosero y, a chistes y comentarios no aptos para la hora en que salen al aire.

Cuando estos programas finalizan, algunas FM siguen con la música y otras con la palabra.

Las que recurren a la palabra están llenas de contenidos degradantes, donde las charlas y las entrevistas en muchos casos parecen formar parte de Bailando por un sueño, Intrusos en el espectáculo y Los profesionales de siempre.

En el caso de las que pasan música parece que todo gira alrededor de copiar a Aspen. Todo es retro.

La radio ha dejado de ser un elemento de divulgación de nuevo talento musical y, más aún, los desperfiles musicales que tienen algunas radios segmentadas son tan graves que un desprevenido, de golpe, puede creer que dejó de sintonizar la radio que estaba escuchando.

Los presentadores de música hablan de cualquier cosa menos de lo que vas a escuchar o escuchaste. Es más importante sacar al aire a un oyente que cuenta que ama la radio que escucha, aunque no sepa ni como se llama.

El intrascendente presentador de música se cree tan importante que hasta anuncia hasta que hora se queda en el micrófono como si la radio finalizara la transmisión cuando este se va.

Ningún supuesto director, programador o productor de radio les enseña a sus presentadores nada. Qué le pueden enseñar si tampoco saben.

Docencia cero
Así va la radio en nuestro país. No hay maestros, por ende no hay alumnos en desarrollo en el micrófono. Todos se parecen a todos.

La fábrica de donde salen los supuestos nuevos talentos es el ISER, dependiente del Comfer, hay otras escuelas habilitadas pero, todas son más o menos lo mismo. Se requiere para entrar tener el secundario completo. El secundario completo es hoy, en el mejor de los casos, similar al conocimiento que tenía un egresado de la escuela primaria muchos años atrás.

¿Por qué para trabajar en radio en necesario que un operador o un locutor tenga carnet? Por la burocracia del Estado que se mete en todo, pero no sirve para nada más que para despilfarrar el dinero de los contribuyentes, generalmente mal y, en buena parte en la mentada corrupción.

Los profesores del ISER, generalmente son los profesionales que no se han destacado en la actividad profesional. Son frustrados que forman gente que se va a frustrar.

Los empresarios radiales de las radios legales no forman talento propio. Tampoco lo buscan y lo preparan. Si ellos no lo hacen qué le podemos pedir a quien tiene una licencia precaria o trucha.

Los que llegaron a lograr estar frente ante un micrófono ya se sienten que han logrado el premio, se creen estrellas y, empiezan a soñar con que la gente los mire, para lo cual ya no les alcanza la radio y aspiran llegar a la TV para alcanzar la fama.

Los productores, lo peor
Los productores que existen en radio son de lo nuestro lo peor. No conocen en general ni siquiera cómo se hace radio en otro país, aún teniendo la posibilidad de escucharlas por Internet. Aunque las escuchen da lo mismo, nadie motoriza un cambio. El cambio requiere talento y no hay.

La crisis de la radio es mucho más importante de lo que un oyente puede descubrir. No hay talento y, está desapareciendo el talento de los que alguna vez marcaron una época talentosa del medio. Se van de este mundo sin que nadie los aproveche. La Argentina se da semejantes despropósitos en todos los órdenes.

¿Qué se puede esperar entonces que suceda en 2009 en el medio radio? Nada. Lo único que puede suceder es que alguna radio supere a otra en la carrera por el primer puesto.

De esta forma cada año se arma el podio de los mediocres.

No faltará quien diga, a pesar de todo, que la radio argentina es una de las mejores del mundo. Es el recurso habitual que utilizamos los argentinos para tapar la realidad y, vivir asilados del mundo, muy cerca de la ceguera.

Opine sobre el tema utilizando el formulario para comentarios que aparece a continuación de esta nota.

7 comentarios :

  1. Que duro que está este tema. En México creo que vivimos algo similar. En lo personal la radio es para mí un instrumento para enterarme de las noticias. Este instrumento solo funciona por las mañanas, donde escucho lo relacionado al mundo en solo 15 minutos que hago de la casa de un servidor a la oficina donde trabajo. Encuentro el escuchar algo mientras trabajo, un cuanto tanto entrometido y no me permite trabajar, por lo tanto hasta que regreso al auto, no escucho nada. En el auto y de regreso al hogar, oigo música pregrabada en mi sonaja auditiva, la tengo en aleatorio así que no se ni que voy a escuchar.
    Hace unos días me invitaron a hacer un programa de entrevistas en vivo por la radio, pero la verdad tengo miedo. No me creo capaz de aportar algo fresco ni nuevo. No quiero ser uno más del problema.

    ResponderEliminar
  2. Me parece que la radio como "medio" en general esta viviendo un momento de zozobra demasiado grande.

    Por un lado, no hay recambio generacional de NADA. a los jóvenes no les interesa la radio, y punto.

    Por otro lado, la radio con contenido periodístico se dedica a reproducir la agenda que marcan los diarios, editorializar, pero nunca a investigar, que para eso esta la tele.

    El futuro de la radio como medio lo veo muy incierto. Si bien hay propuestas interesantes, me parece que ningún director de programación actual entiende cuál es el verdadero valor de la radio como empresa periodística, y menosprecian eso...

    ResponderEliminar
  3. Estimado Damián,
    Gracias por tu comentario. En realidad eres el primer argentino que se anima a comentar el tema. Pensaba que en esta página era más fácil generar un polémica en torno a un tema como éste, que no puede dejar indiferente a los periodistas radiales. Quizás porque trabajo en una emisora internacional desde hace 14 años, y aquí las cosas se ven y se hacen bajo otro prisma, he olvidado que en América Latina son pocas las radios que se toman en serio su misión. Conozco algo de la radio argentina. En 1992, cuando por vez primera visité tu país, fui invitado a Radio Universidad de La Plata y allí quedé encantado con la manera de producir los programas, por la calidad de los contenidos y por la forma. Quizás me quedé con aquella imagen y la radio hoy en día a nivel general está algo distante de aquella con la que me familiaricé. Te prometo investigar in situ, tan pronto visite Buenos Aires, muy probablemente en el próximo mes de febrero. Un abrazo desde Holanda.

    ResponderEliminar
  4. Juan Carlos:

    Te escribo desde el interior de Argentina, desde Resistencia, Chaco.

    Para que te des una idea de la situación del periodismo radial aquí, te cuento mi situación personal como periodista científico: tengo una netbook siempre activa, con GTalk, Messenger y Skype disponibles, tengo una notebook con todas esas funciones y muchas más, tengo dos desktops que integran todo, tengo 5 (cinco) teléfonos celulares con GPRS "and son on", tengo DVD, etc., pero NO TENGO RADIO EN MI CASA, MIS OFICINAS o CONSULTORIO, NI EN MI AUTO. He prohibido la radio regional en todos estos ámbitos por una cuestión de Salud Mental Familiar y Social. Lamento no poder escuchar buenos programas de excelentes colegas. Aquí pagan justos por pecadores. Y la culpa no es de los colegas que hacen radio en serio, es de las entidades que deben regular el tema, en nuestro caso el COMFER.

    Sin embargo, debo ser agradecido a todos los "periodistas" que rapiñan los diarios del día a las 2 o 3 de la mañana para comenzar sus programas basura a las 6 o 7. Cuando me subo a mi auto y enciendo a Vivaldi o a Mozart, mi camino al trabajo es más placentero.

    Un abrazo desde Argentina.

    ResponderEliminar
  5. Soy casi un fanático de la radio. Escucho radio en todas partes. Durante mucho tiempo hice un programa periodístico en una AM. Ahora estoy en un portal de noticias en internet. Y tienes razón... parece que quienes están en la radio no tienen otro interés que llegar temprano a casa o irse al otro trabajo que quizás tienen.

    No imaginan salidas, temas, respuestas, no salen a caminar la calle para ver la realidad y esa realidad de la gente meterla en la radio.

    Los productores son muy malos y los locutores son peores. Son todos muy buena gente pero no se les ve que se esfuercen por cambiar y mejorar las cosas. Ahora bien... qué haría ud, que es tan crítico como yo para mejorar los programas de radio???

    oscar tapia
    oscarestebantapia@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  6. Me atrapó la nota y confieso que me generó un poco de miedo y otro tanto de indignación.

    Miedo porque por un momento sentí que la radio estaba agonizando, pero inmediatamente me dijo... ¡¡¡De qué estamos hablando!!! Indignación por la generalización.

    Amo a la radio y sé que en ella podemos encontrar una cascada de imágenes, sensaciones, recuerdos, información, voces, colores, aromas... uffff... y tantas otras cosas mas.

    Creo que hoy la radio, mas que carecer está revalsada de periodismo. Todos vamos corriendo detrás de la noticia y nos olvidamos que la radio es mucho más que eso.

    La media general de los productores nivela para abajo, pero debo reconocer también que hay muchísimos talentos buscando un lugar. A la radio hay que sentirla, si uno la siente, la hace.

    Hoy las grandes empresas periodísticas (ya no digo medios de comunicación)van corriendo atrás de las pautas y hacen un programa, contratan a un conductor y manejan el contenido de acuerdo a lo que el cliente (quien pone la plata) quiere.

    Hay poco lugar y recursos para las producciones independientes, lamentablemente muchas quedan alojadas en un CD eternamente hasta que uno, nostálgico, vuelve a escucharlas.

    Creo que la radio es una cosa y el Mp3, Ipod, etc. Es algo totalmente distinto.

    UN SALUDO. MUY INTERESANTE LA NOTA.

    ResponderEliminar
  7. Hola, la realidad que pinta este artìculo, no es màs que la realidad mundial, creo que Argentina, Mèxico o mi paìs Ecuador, desde hace años vienen trabajando, en cuanto a la producciòn radial, de una forma mecanisada, nada preparada ni llamativa. con el advenimiento de las nuevas tecnologìas se habla de "una nueva radio" ¿ pero de què sirven tantas tecnologìas si el contenido es el mismo? No creo que exista una evoluciòn en la radio, por el contrario estoy convencido que a involucionado; ya no se hace radioteatro, y si se lo hace es al apuro. Las crònicas, los reportajes, las mesas de debate, los radios consultorios, los radio periòdicos y las radiorevistas ya no escuchan.
    Me pregunto: ¿cuàles pueden ser los factores propiciantes de esta realidad? en verdad muchos:
    La sobre oferta de medios, la poca rentabilidad del negocio "no solo de amor se vive", la confuciòn entre hobby y profesionalismo, la falta de educaciòn en las escuelas de comunicaciòn sobre la radio, la incursiòn de otros medios en la vida cotidiana de las personas.
    Bueno el tema da para rato, me gustarìa poder seguir asì que si alguièn se suma al debate les dejo mi msn:hayaguana@utpl.edu.ec

    saludos
    Hernan Yaguana

    ResponderEliminar

Opine sobre este tema:

Serie Transmedia 'América Entretejida'

Voces

Voces es un programa semanal que produje durante 12 años en Radio Nederland, la emisora mundial de Holanda. Este y todos los demás espacios de RN, excepto La Matinal, se dejaron de emitir el 29 de junio del 2012 como parte de la reorganización de la emisora, que ahora apuesta por menos radio y más redes sociales.
En Voces presté atención a los temas relacionados con la multicultura y la convivencia.
Pulse aquí para escuchar la emisión de despedida. Y siga este otro enlace para escuchar las restantes emisiones.